CAO mus 72 - sala de música - 09

Sala de Música

  • Tipo de obra: Sala, interior
  • Año de construcción:1972
  • Autor/es: Juan Purcell, Alberto Cruz C
  • Estado actual: Existente
  • Descripción: La sala de música fue construida por Los arquitectos Alberto Cruz y Juan Purcell en el año 1972. El año de su construcción antecede al de las hospederías, obedeciendo la idea de priorizar la creación de espacios comunitarios por sobre los cotidianos. Fue construida con la intención de crear un lugar de reunión en torno a la música, y afronta la relación entre música y espacio mediante la manipulación de la luz.
  • Materialidad y Dimensiones
    • Piso: Entablado de madera
    • Muros: Tabaquería madera
    • Cubierta: Estructura de madera y planchas de aluminio
    • Pormenores o Esculturas: Madera
    • Superficie exterior: 167m2
    • Superficie Interior: 161 m2
  • Enlace flickr Archivo Histórico: “Sala de Música – CAO mus 72/82”

Fundamento

Fiel al espíritu del conjunto, esta obra fundacional rechaza las convenciones del balneario (como la preeminencia del la visualidad del paisaje) ensimismándose para crear un lugar de reunión en torno a la música. Resultado de la idea de dar prioridad a la creación de espacios de comunidad antes que lugares cotidianos, antecede a las hospederías. La sala encara la relación entre música y espacio mediante la manipulación de la luz, Y se emplaza en una zona en que el rumor del oleaje es aun perceptible.
Se presenta al exterior como una caja blanca unitaria, de planta rectangular, aristas firmes, provista de tres umbrales de acceso situados en sus vértices. Destaca nítidamente en el paisaje, estando entre las contadas piezas de la Ciudad Abierta. Cuya percepción se manifiesta por igual nitidez a distancia que de cerca.
Construida toda de madera, textura de achurado diagonal, contrapunto de su formato ortogonal, recurrente en obras y dibujos de sus autores. Si bien las formas generales son netas, ciertas aristas aceptan sin recorte las cabezas rectangulares de las tablas, provocando de este modo articulaciones de perfil quebrado.
Una vez traspasados los umbrales-todos aquellos de igual jerarquía – se accede a un interior cálido, unitario, de sutiles tonalidades de madera carentes de pintura o recubrimiento, posee una sola fuente de luz, confiada a un prisma de vidrio, dispositivo de iluminación natural, a la vez lucernario y patio, que ocupa su centro, estableciéndose así como su elemento protagonista.
Ideado como una columna de luz, difunde una luminosidad atenuada. Provisto de ventanas de guillotina, esta regula la luz, la ventilación, la acústica y también las relaciones interiores, todas ellas fuertemente supeditadas a su presencia. Por emplazamiento,el prisma de luz obliga a decidir en cada recital una opción respecto a las relaciones entre músico y audiencia. A parte de este elemento de regulación acústica, el conjunto de planes perimetrales es manipulable. Construidos con bastidores cuya cara y contracara presentan atributos acústicos complementarios de reflexión y absorción, están suspendidos de rieles de tal modo que se pueden girar y desplazar para calibrar la acústica del recinto mediante simples operaciones manuales.
El revestimiento de totora tejida, proveniente del lugar, revela una actitud a trabajar la ideación de un proyecto, por encima de su materialidad, el obtener un resultado de relevancia.
Esta construida con los siguientes materiales: un piso de entablado de madera, una cubierta de estructura de madera y planchas de aluminio, muros de tabiquería de madera revestida con tabla
tinglada. Alberga una superficie de 161 metros cuadrados.
La interioridad de la Sala de Música, su radical introversión y el énfasis de su efecto luminoso recuerdan investigaciones anteriores del grupo, por ejemplo la Capilla Pajaritos de 1953, la Iglesia de Santa Clara Cubo de 1969 y el estudio de superficies interiores de Miguel Eyquem en 1960.